Lady Gaga es demandada por su ex-asistente.


Jennifer O’Neill, exasistente de Lady Gaga presentó ayer una demanda por pago de horas extras y dijo que durante los 13 meses que trabajó para la diva hizo trabajo de esclava.
Según la demandante, durante el tiempo que trabajó para Lady Gaga tuvo que hacer tareas inconcebibles, como alcanzarle una toalla cuando salía del baño o ser su despertador personal en la mañana para que la diva llegara a sus citas a tiempo.

O’Neill, de 41 años, le dijo al New York Post haberse sentido la "esclava" de Lady Gaga, quien no le dejaba tiempo para almorzar ni dormir ya que debía estar disponible a cualquier hora.
En su demanda, dijo que se le debe $380,000 en horas extras por el trabajo que hizo durante "el tiempo que tuvo que atender a Gaga en estadios, jets privados, suites de hoteles, yates, barcos, trenes y autobuses de turismo".

O’Neill dijo que le era requerido estar a la entera disposición de Lady Gaga.
La suma es en pago por 7,168 horas extras que tuvo que trabajar.

O’Neill, que cobraba $ 75 mil al año por su trabajo, no es la primera asistente personal de Lady Gaga que denuncia los comportamientos de la diva. Angela Ciemny, que también trabajó de asistente reveló años atrás que tuvo que dormir con la cantante muchas noches porque la artista se negaba a estar sola.
Gaga no es la parte demandada. O’Neill está demandando a la empresa Mermaid Touring Company, que la diva utiliza para conciertos y otras cosas.
Un representante de Lady Gaga le dijo al New York Post que todas las acusaciones son "totalmente falsas".

fuente: impre